Visión y Propósito

La Iglesia de Dios es el Cuerpo global y creciente de Cristo con miembros unidos por pacto para caminar a la luz de la Palabra de Dios.

Nuestras raíces se remontan al capítulo dieciséis de Mateo donde Jesús estableció Su Iglesia. Después de muchos años de progreso rápido e incontables almas transformadas por la gracia de Dios, experimentamos un período oscuro donde la verdad de Dios estuvo oculta bajo las tradiciones, credos y opiniones del hombre. Este período de oscuridad llegó a su fin en la primera parte del siglo veinte cuando Dios reveló Su Iglesia a un grupo de creyentes en Cherokee County, Carolina del Norte, que estaban buscando la Iglesia Bíblica del Nuevo Testamento.

Hoy, continuamos como la Iglesia llena del Espíritu como en el libro de Hechos y actualmente estamos organizados en más de cincuenta países. ¡Existimos para glorificar a Dios haciendo discípulos que difundirán el mensaje de Cristo y Su Iglesia a todas las naciones de la Tierra, asentando el fundamento para que las generaciones futuras hagan lo mismo hasta el regreso de Cristo!

Creyendo La Verdad de Dios

La Biblia es la Palabra de Dios infalible e inspirada y presenta el mensaje de esperanza y salvación para todos. También revela la instrucción de Dios para nuestra vida diaria cristiana
(2 Timoteo 3:16).


Sirviendo a Dios

El cristianismo no es sólo una religión – es una relación y una vida diaria de servicio a Dios. Demostramos nuestro amor por Él a través de nuestra obediencia a Su Palabra (Juan 14:15). Cada área de nuestra vida debe ser sometida a Dios.


Amando Como Cristo

El amor hacia los demás es el sello de un hijo de Dios (Juan 13:35). La Biblia describe a Dios como amor, y este atributo benigno y compasivo debe ser prominente en la vida y servicio de cada creyente hacia los demás.

Alcanzando el Mundo

Jesús nos manda hacer discípulos y compartir Su amor, y la Palabra de Dios entera, con todas las personas. Antes de Su regreso, debemos llegar a todas las naciones del mundo
(Mateo 28:19, 20).


Reunir Todas Las Ovejas

Jesús nunca quiso que Sus discípulos estuvieran divididos, pero prometió que habría «… un rebaño y un pastor» (Juan 10:16) para todos sus hijos. Este redil es provisto para la protección e instrucción de los cristianos.


Aspirando la Perfección

La perfección lleva el requisito de una vida santa y pura y los atributos de madurez e integridad. Mateo 5:48 alienta a todo cristiano a «Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.»

Aprende Más

¿Cómo Ser Salvo?
Bienvenido a La Iglesia de Dios
Centro de Recursos
Encuentre una Iglesia Local