Covid-19 Update

Press Release

Ver en Español


A los miembros, ministros, y amigos de la iglesia de Dios. Me gustaria compartir una palabra de animo con ustedes hoy.

Indudablemente, hay momentos inciertos y momentos de ansiedad en la vida de muchas personas en todo el mundo. Los que estamos vivos hoy nunca hemos vivido días desafiantes como los que están actualmente sobre nosotros en este momento. Sin embargo, los que tenemos una visión bíblica podemos encontrar descanso y seguridad en las promesas del Dios de la Biblia. El Dios de Abraham, Isaac y Jacob.

Él nos brinda una esperanza verdadera aún en medio de estos tiempos difíciles. A medida que percibimos con nuestros ojos y escuchamos con nuestros oídos todas las cosas de las que somos informados por los que tienen autoridad en las naciones del mundo con respecto a las pestilencias actuales, me gustaría que recordáramos acerca de la Palabra de Dios en Isaías 26:3, “Tú le guardarás en completa paz, cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti se ha confiado” y Filipenses 4:7, “Y la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros entendimientos en Cristo Jesús.”

La clave aquí es no olvidar quién ha hecho estas promesas. Si mantenemos nuestra confianza en Él, Él nos mantendrá en perfecta paz hoy, mañana y al día siguiente. Esa paz existirá con nosotros aún en las condiciones actuales cuando muchos pierden la esperanza, pero si conocen a Dios, entonces saben que Él no nos dejará ni abandonará durante los tiempos de necesidad y tiempos de incertidumbre. Él suplirá todas nuestras necesidades, cada una de ellas, de acuerdo con Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Como saben, los gobiernos seculares de todo el mundo están tomando medidas agresivas en un intento por frenar la propagación de este virus. Los funcionarios del gobierno han hecho un llamado a la gente de sus naciones para tratar de restringir sus reuniones sociales y reuniones de la iglesia a tan solo 10 personas. Si bien en muchas naciones esto puede no considerarse obligatorio ahora, se nos pide amablemente que cumplamos con los consejos de los funcionarios de salud y del gobierno.

Si bien todos deberían tomar la decisión que consideren mejor en las circunstancias actuales, creo que podemos hacer nuestra parte para ayudar al desafío que enfrentan nuestras naciones al prestar atención a los consejos y sugerencias de los funcionarios por el momento.

Además, podemos ayudar mucho si continuamos orando en nombre de los médicos, enfermeras y otros funcionarios que están haciendo todo lo posible para ayudar a las personas en todas partes. Ore por los que gobiernan las naciones. Ore por los enfermos. Ore por sus hermanos y hermanas. La Biblia dice, en Filipenses 4:6, “Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con hacimiento de gracias.” Sepan que nosotros en las Oficinas Internacionales estamos orando que el poder protector de Dios guarde a cada uno. Dios les bendiga.

Oscar Pimentel Supervisor General